A estas alturas de la historia, a nadie se le escapa que este año está siendo uno de los peores para Rocío Carrasco, pues por mucho que ha tratado de disipar el interés por su vida privada, todos sus intentos han sido en vano, por lo que cada cosa que sucede a la empresaria termina por saberse.

Han sido muchas las cosas que sus detractores han dicho en público, pero también personas allegadas a ella, como Carmen Borrego han terminado hablando para la prensa, pues hace unas semanas la hermana de Terelu Campos aparecía en la portada de un magazine asegurando que Carrasco nunca perdonaría a Rocío Flores.

La última jugada de Rocío Carrasco para no caer en la pobreza

También ha sido la misma revista, la que ha dado a conocer la apurada situación financiera que atraviesan las cuentas corrientes de la hija del fallecido boxeador, pues al parecer no ha sabido gestionar el cuantioso patrimonio que sus progenitores le cedieron al morir años atrás.

Según señalaba Lecturas, Rocío adeuda más de 1 millón de euros a las arcas públicas por el importe impagado del impuesto de sucesiones de la herencia de Rocío Jurado, que falleció en 20006; a lo que se unen los 150.000 € que tiene pendientes de satisfacer su esposo Fidel de la renta del año 2015.

Por si esto no fuera suficiente presión, la Administración Tributaria ya les ha embargado varios de los pocos bienes que le quedan en su poder y que pertenecían a la cantante por sus impagos, y ya les han advertido de que si pronto no abonan esos impuestos, les embargarán también su vivienda habitual en Madrid, por lo que podrían verse en la calle.

Así mismo, Carrasco tiene varios asuntos en el Juzgado lo que ha hecho que su economía se resienta aún más, por lo que meses atrás se vio en la tesitura de tener que reaparecer en RTVE junto a Boris Izaguirre para participar en su programa y así obtener liquidez, aunque como ya ha terminado la temporada ya no dispone de esos ingresos extra.

rocio carrasco
Fuente: Semana

En un intento desesperado de salvar sus finanzas, Rociíto ha vuelto a poner en marcha el musical protagonizado por Anabel Dueñas y que habla sobre la vida de su madre, pero debido al Covid 19 y los incipientes casos en la capital, sólo puede contar con la mitad del aforo permitido, y a pesar de que las entradas cuestan unos 10 € de media, le quedan más de un tercio por vender, así que la cosa no pinta nada bien y quizás tenga que posponerlo porque no le es rentable abrir en esas condiciones.