Alemania comenzará a flexibilizar algunos de los controles fronterizos establecidos para frenar la propagación del coronavirus a partir del sábado, con el objetivo de poder viajar libremente por Europa a partir del 15 de junio, dijo el Ministro del Interior Horst Seehofer.

Seehofer dijo que los controles fronterizos generales acordados con Francia, Suiza y Austria, que debían terminar el 15 de mayo, se prorrogarían hasta el 16 de junio, pero que se reabriría el mayor número posible de puntos de cruce.

«El objetivo es que a partir de mediados de junio queramos tener la libertad de viajar por Europa», dijo, y añadió que se podrían volver a imponer controles en caso de nuevos brotes.

El gobierno de Viena también anunció que Austria y Alemania planean abrir sus fronteras a mediados de junio después de haber estado cerradas durante dos meses como parte de la lucha contra la pandemia del coronavirus.

«A partir del 15 de junio, la frontera entre Alemania y Austria estará abierta», dijo la Ministra de Turismo Elisabeth Koestinger a la Radio Estatal O1.

Las restricciones en los cruces fronterizos comenzarán a disminuir a partir del 15 de mayo, permitiendo los viajes de negocios y las visitas familiares, añadió.

Los cancilleres alemán y austriaco Angela Merkel y Sebastian Kurz hablaron el martes y «acordaron una apertura gradual» de la frontera, dijo el ministro.

Ambas naciones consideran que tienen el virus bajo control y fueron de las primeras en Europa en comenzar a levantar medidas para detener la propagación de la pandemia.

El gobierno austriaco debía discutir el miércoles un levantamiento gradual de las restricciones a la libertad de movimiento hacia y desde otros países fronterizos, incluyendo Suiza, Liechtenstein y las naciones del este.

Alemania ha advertido hasta mediados de junio de no tomar vacaciones en el extranjero.

Dado que el sector del turismo se encontraba en dificultades, la Comisión Europea debía pedir a los países de la UE que reabrieran gradualmente las fronteras internas cerradas y que trataran a cada Estado miembro con los mismos criterios.

Esto significa que si Austria abre su frontera con Alemania, también debe abrir la frontera con la República Checa si ese país se encuentra en una situación sanitaria comparable a la de Alemania.