Gracias a los beneficios económicos que Rocío Flores ha conseguido ahorrar durante el último año, la joven malagueña a elegido dar un paso más hacia su vida adulta de la mano de su pareja Manuel Bedmar, y a pesar de irse de la comodidad del hogar familiar en medio de la polémica de las deslealtades de su padre, la joven está muy feliz.

Para ello, tanto ella como Bedmar han preferido no abandonar su localidad natal, Málaga, por lo que los jóvenes se han marchado hacia una de las zonas recién construidas cerca de la costa en un modesto piso de un edificio.

casa rocio flores
Fuente: Lecturas

Rocío Flores se va de casa muy feliz

Ver esta publicación en Instagram

Nueva etapa , de tu mano siempre ♣️💫

Una publicación compartida de Rocio Flores (@rotrece) el

La nieta de Rocío Jurado no podía ocultar su felicidad por vivir la nueva experiencia que la iba a ayudar a alejarse de los problemas familiares que viene arrastrando desde hace un tiempo, y gracias a las fotografías que Rocío ha compartido con sus seguidores hemos podido observar cómo es por dentro el inmueble.

Su nuevo hogar cuenta con unos 70 metros distribuidos en dos dormitorios dobles, dos baños completos, una coqueta cocina en tonos blancos y grisáceos, terraza con vistas al paseo marítimo, piscina comunitaria, zona infantil y de picnic.

rocio flores
Fuente: Instagram

Flores ha optado por mantener la paleta de colores en el color neutro por excelencia, el blanco, eso sí, para la decoración ornamental ha preferido destacar algunas estancias, como el comedor dónde ha colocado una figura dorada del dios buda, o el baño que está dentro de el dormitorio principal, que cuenta con colores más cálidos como marrones y terracota en el mobiliario.

El tema de la mudanza les está llevando algo más de tiempo del que creían, pues ambos pensaban que en un sólo día podrían reacondicionar todas sus pertenencias, pero han tardado algo más, por lo que aún tienen algunas cajas sin desembalar con enseres.

La cercanía a la playa les da cierta libertad a la hora de poder hacer ejercicio o movilizarse hasta el centro de la ciudad, pues está realmente bien conectado con el transporte público, ya que así sus familiares y allegados pueden acudir con frecuencia a visitarlos.