¡Brutal! Rocío Flores destroza a la mujer de Ortega Cano. Supervivientes patas arriba

Probablemente la última gala de Supervivientes ha sido de las más tensas que se recuerdan, ya que ha estado marcada por el enfrentamiento que hay entre la mujer de Ortega Cano y Rocío Flores.

Ya conocemos el carácter de Rocío Flores, pero a eso hay que sumarle los desplantes de Ana María Aldón que no hicieron otra cosa que empeorar la situación.


La mayoría de los espectadores pensaban que Ana María ayudaría a Rocío Flores en su conflicto con Yiya, pero nada más lejos de la realidad.
La mujer de Ortega Cano se pone de perfil cada una de las veces que Yiya ataca a la sobrina de Gloria Camila.

Ya desde el inicio muchos no estuvieron de acuerdo con esa postura que estaba tomando, pero todo podía empeorar y más cuando Ana María se distanciaba completamente de la joven con las siguientes palabras:

«Yo hago mi competencia y ella hace la suya»

Como se podía esperar ni a Rocío Flores ni a sus seguidores les gusto esa declaración. Rocío afirmaba, hace casi dos semanas, sentirse decepcionada con ella:

«Ella no quería ser mi abuelastra ni mi madrastra, y le digo que por supuesto que no, pero para mí era mi apoyo en la isla y me he llevado la osti* más grande. Al final, me mostraron mucho más la gente en la calle. Me ha dolido, por supuesto que me ha dolido, pero no voy a juzgarla. Pero si no digo lo que pienso, no me caracterizo por ser yo. Lo respeto y la quiero, pero me duele. Pero más le duele a su marido, que me vio nacer».

Otro mal gesto en una relación cada vez más deteriorada

Pero en esta gala el conflicto fue un paso más allá. Todo ocurrió cuando José Antonio Avilés se opuso a que la mujer de Ortega Cano defendiera a Rocío Flores: «Eres muy arrogante y lo que haces es tratar de manipular lo que está pasando aquí. No le des la vuelta, tú eres de la familia y no la has defendido».

Cuando la hija de Antonio David terminó de escuchar la declaración de José Antonio, quiso expresar su opinión. Ya sabemos que Rocío no tiene pelos en la lengua y le da igual las formas si tiene que decir lo que tenga que decir, por eso mostraba una vez más la mala relación que tienen de la siguiente forma: «Vine aquí sabiendo que si alguien estaba molestando a alguien de mi familia, yo iba a sacar los ojos, pero ella no lo hizo»


Además de eso, la hija de Rocío Carrasco añadió que su relación con la mujer de Ortega Cano probablemente no mejoraría cuando estuviesen de nuevo en España, y que incluso podría ir a peor.