El equipo de fútbol de Wuhan deja España para escapar del virus

El equipo de fútbol chino que originalmente quedó varado en España debido al brote de coronavirus está regresando a casa para tratar de evitar su rápida propagación en Europa.

Wuhan Zall debía regresar a China el sábado, casi un mes y medio después de llegar a España para el entrenamiento de pretemporada.

El equipo no pudo salir debido a las restricciones en China, pero aceleró su salida debido al empeoramiento de la situación en España.

El equipo había planeado originalmente dejar España a mediados de febrero, pero extendió su estancia en la región sur del país al menos hasta finales de marzo. Este plan cambió esta semana debido al fuerte aumento del número de casos en España y Europa en general.

El equipo viajará primero a la ciudad de Shenzhen, donde se espera que complete su entrenamiento de pretemporada para la Superliga China, la principal competición de fútbol del país. La liga debía comenzar el 22 de febrero, pero fue suspendida debido al virus.

La ciudad de Wuhan fue el epicentro del brote, que se propagó rápidamente a otros países e infectó a más de 145.000 personas en todo el mundo, matando a 5.400 personas.

Se esperaba que España siguiera a Italia el sábado en la declaración de un cierre nacional, ya que los países europeos adoptaron medidas cada vez más drásticas para reducir el contacto entre las personas y frenar la acelerada propagación del coronavirus. Las autoridades sanitarias españolas dijeron que más de 5.700 personas han sido infectadas y el número de casos podría llegar a 10.000 en los próximos días.

Para la mayoría de las personas, el nuevo coronavirus sólo causa síntomas de leves a moderados, como fiebre y tos. Para algunos, especialmente los ancianos y las personas con problemas de salud existentes, puede causar enfermedades más graves, incluida la neumonía. La gran mayoría de la gente se recupera.

El número de nuevos casos ha disminuido en China, donde más de 65.000 personas se han recuperado del virus. El país ha suavizado las medidas de contención en su región más afectada, incluida la ciudad de Wuhan.

Ninguno de los jugadores de Wuhan Zall se infectó cuando el equipo llegó a España, pero la abuela de uno de ellos estuvo entre las muertes relacionadas con el coronavirus en su país.

Los jugadores estuvieron fuera de casa durante varios meses cuando el equipo comenzó su pretemporada en la ciudad china de Guanghzou, a casi 1.000 kilómetros de Wuhan.

Aunque el equipo estaba lejos del brote inicial, las autoridades sanitarias españolas tuvieron que declarar públicamente que no había razón para que los ciudadanos locales se preocuparan por la llegada del equipo en enero. Tres jugadores llegaron de China más tarde y tuvieron que permanecer en cuarentena y ser examinados para detectar el virus antes de unirse al resto del equipo.