España comienza el luto nacional más largo de su democracia

España está ahora en un período oficial de luto por las más de 28.700 personas fallecidas por culpa del COVID-19.

El homenaje a los fallecidos en la pandemia durará 10 días, hasta las 00:00 horas del 6 de junio, el período de luto oficial más largo de la historia democrática de España.

Al final de la desescalada, se celebrará un funeral de estado bajo la presidencia del Rey Felipe VI.

Durante su aparición semanal desde el Palacio de la Moncloa, el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, dijo: «Los que perdieron la vida en esta epidemia merecen nuestro recuerdo perdurable. Merecen un homenaje aún mayor: nuestra coexistencia y la armonía de la sociedad. Juntos, debemos vivir en el mismo país que ellos construyeron. España se lo debe».

La Moncloa pidió un minuto de silencio al mediodía del miércoles en memoria de las víctimas del virus.

En España no existe una legislación específica, como en el Reino Unido o Francia, que regule el luto oficial.

A nivel nacional, es el gobierno, a través del Consejo de Ministros, el que decide sobre el luto y su duración, con la aprobación del Jefe de Estado. La decisión se publica en el BOE (Boletín Oficial del Estado).

Implica que las banderas de los 14.184 barcos públicos y todos los barcos de la Armada (alrededor de 140 entre barcos y fragatas) serán izadas a media asta.

Además, no hay celebraciones de Estado.

Otros luto oficiales a nivel nacional:

  • Muerte de Alfredo Pérez Rubalcaba: (10 de mayo de 2019) 28:00 horas.
  • Ataques jihadistas en Barcelona: (18 de agosto de 2017) Tres días de luto.
  • Muerte del ex-Primer Ministro Adolfo Suárez: (24 de marzo de 2014) Tres días de luto.
  • Muerte del ex Primer Ministro Leopoldo Calvo Sotelo: (4 de mayo de 2008) Tres días de luto.
  • Barajas – Accidente aéreo de Spanair: (20 de agosto de 2008) 154 muertos. Tres días de luto.
  • Ataque terrorista 11M: (11 de marzo de 2004) 191 muertos. Tres días de luto.
  • Muerte de Doña María de las Mercedes de Orleans: (4 de enero de 2000). Siete días de luto.