Después de semanas muy duras para la pareja del momento, Kiko M. y Marta López Álamo tomaron la decisión de descansar de la presión y malos momentos sufridos, y eligieron marcharse de vacaciones, aunque han habido algunos inconvenientes en la pareja.

Sus ganas de desestresarse no se han opacado por el hecho de que, el primer día de su estancia en Ibiza Kiko comenzara a sentirse mal de nuevo y tuvieran que acudir a urgencias para que lo revisasen, aunque posteriormente vieron que no era nada grave y pudieron continuar con su itinerario de viaje.

Las movidas vacaciones del hermano de Coto Matamoros

Los enamorados cambiaron Ibiza por un destino secreto en el que ambos pudieran disfrutar como han demostrado a través de las numerosas y diversas publicaciones en sus redes sociales, ya que tanto Marta como el padre de Laura Matamoros han decidido compartir instantáneas de dónde se encontraban.

Podíamos verlos rebosar alegría a caudales en sus fotografías y grabaciones, y es que la pareja está muy enamorada y no tiene ningún pudor en demostrarlo públicamente, aunque de vez en cuando también tiene algún roce en la convivencia, como la propia López ha relatado.

A través de su Instagram nos ha hecho partícipes de algo que le supone una tortura. Matamoros es un presumido, y esto es algo que él mismo ha reconocido ante las cámaras en más de una ocasión, pero lo que nadie esperaba es que tardase más en acicalarse que su novia, pues como ella misma ha explicado, él no tiene pelo.

Marta López
Fuente: Instagram

Una simple anécdota graciosa entre ambos, mediante la cual la influencer «criticaba» la lentitud del tertuliano de programas del corazón, pues aunque ella está acostumbrada a esperar horas entre sesiones de fotos o mientras que la dejan lista para éstas, se le hace cansado el esperar a su enamorado a veces.