Es conocido que, después del fallecimiento de la cantante Rocío Jurado, su familia nunca volvió a ser la que era, y todos quedaron distanciados, pero si hay un miembro de este clan que quedó más apartado del resto fue Rocío Carrasco, quien ya no mantiene contacto con ninguno de sus familiares.

Todas sus disputas quedaron como en una especie de limbo, y poco o nada se decía en los medios sobre ello, hasta que la hija mayor de Antonio David y Rocío apareció participando en un concurso de Telecinco, en el cual, acabó implorando a su madre un reencuentro, y las especulaciones dieron rienda suelta.

El silencio de Rocío Carrasco ha finalizado

Amador
Fuente: Telecinco

Recientemente, aparecieron los hermanos de Jurado, Amador y Gloria ante la televisión cuestionando las decisiones de su sobrina respecto a la herencia y a sus hijos David y Rocío Flores, e increpándole su forma de actuar los últimos años sobre todo respecto a los jóvenes y la dejaron en un pésimo lugar ante las cámaras.

Por ello, la mujer de Fidel Albiac no tuvo más remedio que defenderse públicamente, pero lo hizo de forma sutil a través del espacio en que participa para RTVE presentado por Boris Izaguirre.

Hace unas semanas atrás, apareció en el plató dónde graba Lazos de Sangre con un vestido que perteneció a la artista, y jactándose de ello, relataba que era de antes de los años 70, pero que estaba en perfecto estado.

Sólo con estas palabras, remarcaba que pese a lo que digan los demás, ella era la única heredera del imperio de su madre, y que esta había sido la voluntad de Rocío Jurado.

Rocio Carrasco
Fuente: RTVE

Además, con ello se asentaba en su posición de mantenerse al margen de la familia Mohedano por los problemas que tuvieron en el pasado, ya que es muy feliz con su marido Fidel, y no necesita a nadie más para serlo, ni siquiera sus hijos.