Durante el pasado año, se ha hablado mucho sobre Rocío Carrasco y su familia, pero fue tan sólo hace unas semanas cuando se destapó la información que dejaría a todos boquiabiertos, pues nadie esperaba conocer esos datos que también preocupan a la propia protagonista.

En los meses anteriores se ha resaltado la mala relación que mantiene la hija de Pedro Carrasco con el resto del clan familiar, incluso con sus dos hijos a quienes no ve desde 2012, lo que ha provocado que muchos de sus allegados salgan a hablar sobre los pormenores que los llevaron a distanciarse.

La dura situación personal por la que atraviesa Rociíto

rocio carrasco
Fuente: ABC.es

Sin embargo, lo que nadie esperaba era que después de haber heredado de Jurado un patrimonio valorado en millones de euros, con numerosas propiedades y negocios, su descendiente esté pasando por aprietos económicos, hasta tal punto que ahora teme perder la casa que conforma su hogar en Madrid.

Y es que, sus apuestas empresariales no les están funcionando, pues al hecho de que no pueden estrenar el musical que dirigen sobre Rocío Jurado, se le une que Fidel Albiac quién es su actual marido debe 150.000 € a Hacienda por la declaración del impuesto de la renta del año 2015, y el fisco ya le ha comunicado que o paga en un breve plazo o embargarán la vivienda.

Por si esto no fuera suficiente, Rocío aún debe parte del impuesto de sucesiones desde 2007, en concreto adeuda 1,5 millones de euros, cantidad que en absoluto se puede tomar a la ligera, por lo que las deudas les están apretando demasiado.

En un intento de contrarrestar parte de su deficiente economía, Carrasco ha demandado nuevamente a su primer marido por haberla tildado de no querer a sus hijos en el año 2016 en una revista, por lo que le reclama una indemnización de 120.000 €.

Aunque su familia ha tratado de no comentar sobre su crisis monetaria, es inevitable que la prensa les interrogue al respecto por lo que su tío político José Antonio Rodríguez dijo lo siguiente:

No quiero decir nada sobre el tema por que no conozco la información de primera mano, así que prefiero no hablar.

fidel albiac
Fuente: Informalia – elEconomista.es

Por mucho que traten de remontar sus finanzas, tanto Fidel como Rocío ven la inminente pérdida de su casa como algo inevitable, y aunque tratan de poner remedio, no saben si sus esfuerzos serán en vano.