Vídeo demoledor! Jorge Javier Vázquez señalado en las RRSS. «Nos estamos muriendo»

El coronavirus ataca cruelmente a muchas familias españolas que de una forma u otra están sufriendo los efectos de esta terrible pandemia.

Pero no parece importarles a otros tantos, quienes ponen en riesgo a sus familias y a las de todos, cuando toman el coche para ir a su segunda residencia en esta semana santa.


Por desgracia, no es nada nuevo y ocurre estos días más de lo que se esperaría de una sociedad responsable. Sólo hay que ver las colas a la salida de Madrid hacia las costas valencianas. Por eso muchos se avergüenzan de estas actitudes y deciden denunciarlas a través de las redes sociales.

También se critica a algunos presentadores como es el caso de Jorge Javier Vázquez, ya que no muestran la verdadera, y egoista, cara de la gente ya que no todo son aplausos y buenos gestos. A través de las redes sociales la gente se pregunta que «¿Por qué no lo cuentan?».

Alguien que sí que ha decidido tomar partido para denunciar esas conductas incívicas ha sido Oscar Haro, el director deportivo del equipo LCR Honda de MotoGP, quien habló de todas esas personas inconscientes que no ves más allá de su ombligo:

«Por favor, quédense en casa, no es posible que ayer hubiera muchos coches en la carretera de camino a los pueblos y a la playa. Nos estamos muriendo como chinches y no nos damos cuenta. No quiero criticar la política que tenemos, porque eso es lo que hemos votado. Pero sí quiero hablar de lo difícil que es la situación. Ayer, cuando fui a recoger las cenizas de mi padre, el camino a Toledo estaba lleno de gente, gente que iba a sus pueblos… Nos vamos a morir! No quiero que la gente pase por lo que yo pasé».

Oscar Haro trata de concienciar a la gente

Oscar Haro intenta concienciar a la gente con un terrible relato de lo que le tocó vivir hace escasos días:
«¡No salgas de casa, por favor! El domingo, mi vecino murió en mis brazos. El viernes se sintió mal y le dijimos que fuera a hacerse pruebas, que es muy duro, te agarra y te noquea. Fue a urgencias y le dieron el alta con una neumonía en el pulmón. No lo entendí… El domingo por la tarde, estaba en casa con mi mujer y mi hija, y su hijo de 14 años dijo: Oscar, por favor, ayúdanos. Oscar, por favor mi padre. Entré en su casa y se estaba muriendo en el suelo. Lo arrastramos a la habitación, traté de reanimarlo… No tengo ni idea de hacer la RCP. Era un cuadro. Su esposa e hijo me miraban mientras él se moría en mis brazos. Esa es la realidad».

Esperamos que la gente empiece a tomar conciencia de que esto no es un juego y que la situación es seria. De lo contrario esta situación no mejorará.